Es importante saber que los filtros UV más frecuentes en las farmacias y parafarmacias contienen ingredientes de origen químico. Algunos de ellos son disruptores endocrinos, sustancias que se relacionan con efectos en la salud como malformaciones y daños al desarrollo neuronal del feto durante el embarazo, adelanto de la pubertad, endiometriosis, diabetes tipo 2, obesidad e incluso una mayor incidencia de cáncer como el de mama o el de próstata. Esto es sobre todo importante en bebés, niñ@spequeñ@s, adolescentes en fase de crecimiento y en embarazadas.

Pero además del efecto disruptor, también pueden ser tóxicos o cancerígenos para diferentes órganos por otras vías. Algunos filtros solares pueden ser dañinos para la piel porque al entrar en contacto con la luz del sol se degradan y producen sustancias reactivas de oxígeno que generan estrés oxidativo en las células cutáneas, daño del material genético, envejecimiento prematuro y predisposición al cáncer cutáneo.

La industria cosmética usa ingredientes químicos tóxicos porque son más baratos y más fáciles de producir. Resulta mucho más barato para un fabricante elaborar sus ingredientes en un laboratorio que recolectarlos de la naturaleza con procedimientos ecológicos.Y, ¡sorpresa! Ninguna de estas sustancias tóxicas están prohibidas.La industria cosmética posee un enorme poder económico que le permite tener la capacidad para influir en los organismos y autoridades reguladoras. A lo largo de su historia han presionado a las instituciones y los gobiernos hasta obtener una regulación legal bastante permisiva.

Para evitar estos riesgos se recomienda usar solares con ingredientes naturales. Pero lo que he descubierto últimamente me ha dejado aún más perpleja. ¡Cuidado con las palabras Natural, Bio, Ecológico y Orgánico! Determinadas marcas que se anuncian como naturales o ecológicas comercializan solares con ingredientes muy peligrosos para la salud.

La Asociación española de Pediatría recomienda el uso de solares de filtro físicos para los bebés de 0 a 3 años. Pero además, los filtros físicos son los más seguros también para embarazadas, por los efectos directos que el uso de filtros químicos podría tener sobre el feto en desarrollo.

Sin embargo, la mayoría de los solares del mercado, esos que podemos encontrar en las farmacias o que se anuncian en la tele, contienen filtros químicos como Benzophenone-3 -Bp-3 u Oxibenzona-, octyl-dimethyl-PABA, Homosalate, Octinosate ( OctylMethoxycinnamate), Methyl-benzylidenecamphor. Octocrileno … que pueden actuar como disruptores endocrinos, potentes alergénicos y dañinos contaminantes.

Los filtros físicos son polvos minerales inertes que se quedan en la superficie de la piel, y nos protegen como si fueran un espejo que refleja los rayos del sol y los rebota hacia afuera.

Los más usados son el óxido de zinc (ZiO)y el dióxido de titanio (titaniumdioxide o TiO2).Actúan desde el momento de su aplicación a modo de pantalla sin intervenir en la química de nuestro organismoy no conllevan otro tipo de riesgos para nuestra salud, salvo que se encuentren en la formulación en forma de nanopartículas.

A pesar de su seguridad general, cuando el óxido de zinc y el dióxido de titanio son de tamaño nanométrico, como en los protectores en aerosol o spray, también pueden suponer un peligro para la salud y es mejor evitarlas.

-Evitar las sustancias químicas más peligrosas: Benzofenonas (BF) como la Benzofenona 3 y 4 (BP-3 y BP-4); Ethylhexylmethoxycinnamate, también aparece como “octinoxato”, “metoxicinamato de octilo” o “OMC”; Homosalato; Palmitato de retinol (Retinylpalmitate); PABA (ethyl-4-aminobenzoate, benzocaína) y OD-PABA (ácido octildimetilaminobenzoico); Octocrilen.

- Además debemos de tener la precaución de escoger un protector solar para nuestr@ peque que no lleve otro tipo de ingredientes como perfumes sintéticos. Tampoco son recomendables los aceites esenciales porque pueden causar una reacción alérgica en su delicada piel.

-Evitar nanopartículas. Desde que entró en vigor la ley EC 1223/2009 es obligatorio para la industria citar en su etiqueta la palabra «nano» entre paréntesis cuando se use nanotecnología. Si no pone nada no te preocupes. La ley solo obliga a reflejar en los ingredientes su uso pero no a especificar su ausencia.

-No usar protectores solares en spray o aerosol. Suponen riesgo porque contienen nanopartículas que penetrarían en la piel o que pueden ser inhaladas.

- Ante la duda, siempre es más sencillo confiar en algún sello o etiqueta de cosmética ecológica. Es importante tener en cuenta que se certifican productos concretos, no marcas completas. Después de esta revisión, os puedo decir que es muy complicado, analizar una por una las sustancias que pone en la etiqueta sin volverte loco o sin caer en la obsesión.

Además, como os comentaba algunas marcas de cosmética natural no cumplen con los requisitos o hacen publicidad engañosa, muchas usan términos como 100% natural, ecológico, u orgánico como marketing publicitario sin cuidar la toxicidad de sus ingredientes.

Por ello desde La Canica de Sally y Anne como expertos en ropa y juguetes ecológicos, recomendamos usar solares con certificación ecológica como ECCOCER, ICEA, COSMOS…entre otros. Te asegurarás de que contienen filtros físicos y sus ingredientes no son tóxicos ni contaminantes. Si quieres saber más puedes leer: ¿Cúal es el mejor protector solar para mi bebé?

Los mejores protectores solares para bebés y embarazadas del mercado

-Para los bebés, embarazadas con o sin pieles atópicas y cualquier persona con piel atópica o problemas de piel recomiendo la gama de solares de Alphanova Bebé con certificado ECOCERTy COSMOS.

-Para las familias que prefieren usar el mismo solar y no tienen pieles atópicas recomiendo la gama de solares de Organii con certificado ICEA. Puedes encontrarlos aquí.