JUGUETES Y PAÑALES ECOLÓGICOS PARA BEBÉS

Llega el verano y muchas familias se plantean iniciar la “operación pañal”. Sin embargo, el control de los esfínteres es una habilidad que los peques adquieren con el tiempo y que, depende de la madurez neurológica de cada uno. No solo somos expertos en juguetes y pañales ecológicos para bebés. Sino en todo tipo de pañales. Es por eso que, si os encontráis en esa etapa, debéis respetar el ritmo del vuestr@ y no forzar la retirada del pañal. Algun@s niñ@s están preparados a los 2 años y otr@s pasan de los 3. En nuestra tienda online de juguetes ecológicos para bebes, sabemos que la mayoría de l@s peques no están preparad@s antes de los dos años y medio.Como refleja Rosa Jové en su libro La crianza feliz “la Academia Americana de Psiquiatría considera normal hacerse pipí hasta los 5 años y caca hasta los 4 años”. En cualquier caso, es importante retirar el pañal de forma respetuosa. ¿Qué significa esto? No correr, no acelerarse, no agobiarse ni agobiar al/a la peque. Hay que estar muy atent@s a sus señales para captar el momento adecuado, validar sus emociones y acompañarle en el proceso cuando empiece a estar preparad@.

Los principales métodos para dejar el pañal sólo funcionan si tu peque está preparad@ y motivad@ para ello. Y esto no depende ni de la época del año, ni del momento que socialmente se supone que deben de haber dejado el pañal. Obligarle y convertir el cambio en momentos de agobio y de dolor emocional no sólo dificultarán el proceso, sino que además serán dañinos para su salud emocional presente y futura.

Antes de quitar el pañal, vuestr@ peque debe de pasar por distintas fases:

1. Os avisará que tiene el pañal sucio y os pedirá que se lo cambiéis.

2. Más adelante, empezará a notar que tiene ganas y se anticipará para comunicároslo. “Mamá, caca”.

3. En una tercera etapa será completamente capaz de deciros que tiene ganas, incluso de aguantarse un ratito. Pueden empezar a retirarse para hacer sus necesidades lejos de l@s adult@s o fuera de su visión.

En todas las fases, es muy importante tener la mente del peque en mente (mentalizar): observar cómo piensa y siente las situaciones. Hacernos preguntas nostro@s y muy muy importante, preguntarle acerca de ello. A estas edades ya nos entienden. Ellos también son capaces de explicar cómo se sienten y cómo viven el proceso. Es importante hacerles notar su cuerpo y poner palabras a la incomodidad que les supone estar mojados o sucios. Siempre con cariño y empatía, jamás juzgando y mucho menos comparando, juzgando, riñendo o humillando.

Cuando tu bebé haya pasado por todas esas fases, es el momento para ofrecerle sentarse en el orinal (como por ejemplo  Orinal Dark Grey o Orinal Green Silt) en el váter, con ayuda de un escalón (como por ejemplo Escalón Dark Grey o Escalón Green Silt). Cada peque es diferente.

Algunos se sentirán mejor con adaptadores (como por ejemplo Adaptador/Reductor WC o Adaptador/Reductor WC Silt Green) y otros querrán sentarse directamente en el váter. En esta fase del proceso suelen ser de ayuda los pañales de aprendizaje.

A algunos pequeños les da algo de miedo sentarse tanto en el orinal como en el váter. Si esto ocurre, validar (poner en palabras y normalizar sus sentimientos desde la comprensión) es lo más importante. Después mostrarles cómo se sientan papá y mamá en el váter, sentar a sus muñecos en el orinal.

Explicarles que allí hacen pipí y caca y jugar a ir a hacer pis y caca con ellos -desde que el muñeco nota las ganas, qué piensa el muñeco y qué hace, hasta lo bien que se siente “limpito”-, contarles cuentos o leerles libros infantiles sobre el tema … puede ser de mucha ayuda.

El miedo al cambio puede provocar que os vuelvan a pedir ponerse el pañal. Respetad el pequeño “retroceso” y volved a ponérselo. En pocos días seguramente ell@s mism@s pedirán que se lo retiréis de nuevo.

Es importante ayudarles preguntándoles por sus sensaciones desagradables, con amor, sin enfados y sin juzgar. ¡A ell@s tampoco les gusta notarse suci@s y mojad@s! Validar sus sensaciones y sentimientos, vuestro amor incondicional en cada avance o “retroceso” fomentarán su autoestima y sus ganas de avanzar.

El pañal no se quita para tener content@s o enfadad@s a papá y mamá, para ser mejores o peores niñ@s, para que me den un refuerzo positivo o me lo quiten. Se quita por su consecuencias agradables (no estar sucios o mojados). Porque es más práctico, porque da autonomía (ya no me tienen que quitar el pañal, ¡puedo yo sol@!) y porque es divertido y agradable conseguir sus propios retos.

Esto es lo que necesitan que alentemos con todo nuestro respeto y amor. Aquí os dejo una serie de productos de nuestra tienda online La Canica de Sally y Anne que os ayudarán en este cambio. Vuestra actitud respetuosa y que no os agobiéis por “conseguirlo ya” pueden convertirlo en un precioso momento de su desarrollo.