Jéssica de 34 años es la mamá de Hugo, un precioso bebé de 6 meses. A esta mamá preocupada por la sostenibilidad le gusta usar productos que, “además de que vienen de la tierra, están tratadas sin químicos y van a volver a formar parte de la tierra”. Sobre todo, le encanta tener artículos reutilizables (no desechables): “me gusta la idea de que no estoy generando tanta basura”. Como clienta muy querida por La canica de Sally y Anne ha tenido la amabilidad de contestar a nuestras preguntas.

¿Cómo aplicas tu interés por la sostenibilidad en el día a día?

“Creo que en lo que más lo aplico es en los pañales de mi bebé”. Jéssica usa tanto pañales como toallitas de tela. Se estima que cada pañal puede tardar entre 300 y 500 años en degradarse. ¿Has oídos hablar de los pañales ecológicos? Puedes encontrar pañales de tela y ecodesechables aquí.

“Gracias a esto estoy evitando al planeta toneladas de pañales desechables que tardarían siglos en desintegrase, estoy ahorrando y le vienen genial a la piel del culito de mi bebe”. 

Para colaborar con el el medio ambiente usa productos como: cuchilla de acero inoxidable, compresas de tela, copa menstrual, ropa ecológica, botella de vidrio para llevar agua en el bolso y no ir comprando botellas de plástico, y otras que tiene en mente. 

¿Cómo conociste la ropa ecológica para bebés?

Conoció la moda ecológica para bebés al comprar ropa algodón orgánico de una gran multinacional “low cost”, y ahí ya se dio cuenta de la diferencia solo al tacto. “Luego descubrí otras marcas y entonces quedé enamorada para siempre de la ropa orgánica porque aparte del tacto que tiene, sé que es bueno para la piel de mi bebé y que es un producto sostenible y de comercio justo”.

Jéssica piensa que la ropa para bebés de las grandes multinacionales ”low cost” no cuidan sus detalles, y suelen tener bastantes defectos, se decoloran y duran menos, pero ha comprado de este tipo de ropa en algunas ocasiones si le ha gustado mucho la prenda.

Las marcas que está usando más son marcas sostenibles como Duns Sweden, que puedes encontrar aquí, Maxomorra y ahora una marca que descubrió recientemente, TobyTiger. ¿Por qué? “Pues, en primer lugar, los colores y estampados que tienen son a todo color, muy bonitos e infantiles. Creo que tiene que ser así ya que hoy en día cuando vas a comprar a tiendas de bebés (niño, las niñas aún tienen un poco de suerte) y todo es gris, vaqueros y a cuadros”. Cree que Hugo ya tendrá tiempo de vestir así.

¿Tu bebé usa ropa orgánica exclusivamente o también viste ropa convencional?

Su bebé usa ambos tipos de ropa, convencional y orgánica. Aprovecha la ropa que le han pasado de segunda mano, que está nueva, y prefiere ropa orgánica si necesita comprarla.

“Las diferencias más grandes para mi entre la ropa convencional para bebés y la ropa orgánica son el tacto, y los diseños a todo color de algunas de estas marcas sostenibles”.

¿Por qué recomendarías a otras familias usar este tipo de ropa?

Jéssica recomendaríala ropa ecológica para bebés fabricada con tejidos orgánicos por la comodidad del bebé, es una gran razón para usarla, y si tiene problemas de piel, sobretodo. “Pero, aun así, solo por lo bonita que suele ser ya la recomiendo”.

La ropa ecológica/orgánica es más cara. ¿Qué opinas de esto? ¿la seguirías recomendando a pesar de ello? ¿por qué?

Piensa que hay marcas más caras que otras dentro de la ropa orgánica, pero que “hay que tener claro que este tipo de ropa siempre va a ser más cara que la convencional: pagas calidad, comercio justo y diseños únicos, y si quieres encontrarla más barata puedes comprar en rebajas para otra temporada”. Ella lo hace así y le sale por muy buen precio. 

¿Qué otros productos sostenibles para bebés conoces y también usas?

“Para bebes uso pañales y toallitas reutilizables, aceite de coco como crema para todo, la gama de Welleda Bebés, aceite de árbol de té para poner en los pañales de tela y aceites esenciales para poner en difusor de aromas”. 

¡Muchas gracias Jéssica por tu colaboración! Nos ha encantado saber un poco más de ti y creemos que puedes aportar ideas muy interesantes a otras familias. ¿No os parece?